ADIF, el nuevo Atila

EL PAÍS
JOAQUÍN ARCE FERNÁNDEZ (Ex director general de Política Forestal de Asturias) – Santa Eulalia de Morcín, Asturias – 29/01/2012

Atila, El azote de Dios, caudillo de los hunos, gobernó en el siglo V desde el mar Negro hasta Europa central. Sembró el terror por todo el Imperio Romano y su nombre fue sinónimo de crueldad y barbarie. Como muestra de ello, se decía que por donde pasaba su caballo Othar, en realidad un tarpán, (una subespecie de caballo ya extinguida) no volvía a crecer la hierba.

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
En el siglo XXI, en nuestra decadente España, el nuevo Atila es ADIF. Destina 23 millones de euros al año a la guerra química para, en vez de segar, envenenar con herbicidas 10.000 kilómetros de vías férreas y sus márgenes, en donde no vuelve a crecer la hierba. Solo en dos líneas de alta velocidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Valencia, Murcia y Cataluña, los siniestros trenes herbicidas de ADIF echarán entre 2012 y 2015, como si fuera agua bendita, toneladas y toneladas de herbicidas por importe de 6,6 millones de euros.

Herbicidas que matan a las plantas, contaminan los suelos y las aguas y además tienen efectos negativos sobre el hombre, los pájaros, las abejas y los demás seres vivos.

El más utilizado, el glifosato, está clasificado como tóxico para exposición ocular, oral, sobre la piel y respiratoria. Y según algunos estudios, también puede tener efectos endocrinos y causar la muerte de embriones, placentas y células umbilicales.

¡Dios nos libre del caballo de Atila pero, sobre todo, de los trenes herbicidas de ADIF!.

Los comentarios están cerrados