«No se puede votar con la nariz tapada porque el voto útil es el comprometido»

Mónica Oltra, Diputada de Compromís-EQUO en Valencia. Ha sido expulsada varias veces de las Cortes por sus camisetas de protesta contra la corrupción. Ayer ofreció una conferencia en la Universidad de Oviedo a donde acudió a apoyar la candidatura de Equo-Los Verdes al Principado. La Voz de Asturias 14/03/2012 00:00 / María Díaz Oviedo

¿Es una utopía la transparencia en política?
No, es una necesidad perentoria, con la que está cayendo hay que ver la transparencia en términos de defensa de la sociedad, por los que eligen a la democracia, un caso de corrupción es para toda la sociedad no solo para quien hace la fechoría. La pérdida de confianza en la democracia es vital y hay que poder poner filtros que disuadan a la corrupción.

Y la regeneración democrática, ¿es más necesaria que nunca?
Es vital porque la democracia poco a poco está en la UVI, el sistema está enfermo y da síntomas que es la corrupción y ésta es la enfermedad en sí misma porque la democracia se ha ido castrando, los ciudadanos son espectadores y durante cuatro años eligen. De elegir a decidir hay un paso grande.

La pluralidad, ¿es difícil hacerse un hueco en los parlamentos?
Todo sistema favorece el partidismo, tanto el sistema electoral como las elecciones de los órganos políticos consagran un bipartidismo que empobrece la democracia. En la representación institucional vemos que la Cámara no representa a la sociedad que, a su vez, debería representar. La mayoría absoluta no garantiza la gobernabilidad, es una pérdida de la vida política porque es la cúpula del propio partido quien hace la imposición, esto supone que pocas personas toman decisiones para muchas y además tienen sensación de impunidad.

Compromís ¿es el látigo de Camps?
(Sonríe) No, nosotros no queremos azotar a nadie. Estamos luchando por poder construir un círculo virtuoso y criticando al que está en el círculo vicioso de la corrupción.

En Valencia lleva varias legislaturas gobernando el PP y los escándalos de corrupción son habituales, ¿aquí pasaría algo similar?
No conozco al PP de aquí, pero sí al de Rajoy y al de la comunidad valenciana. El PP tiene un problema que no quiere abordar a fondo y que son la corrupción y la manera que tiene de abordar el poder. En Castilla-La Mancha, por ejemplo, se está viendo que aplica el patrón del poder absoluto, eso a la larga lleva a la corrupción. Es el poder sobre los demás, no para hacer cosas. Si entra en Asturias o en Andalucía gobernará así y esa forma de ejercer el poder y no gobernar es incompatible con la democracia sana.

¿Le sorprendió la mayoría absoluta del PP?
No, pero jugó un papel fundamental el derrumbe total del PSOE. Lo único bueno fue el avance de fuerzas no partidistas, con lo que el Parlamento es más plural y eso demuestra que se quita el miedo a votar a los minoritarios.

¿Qué le parece el adelanto electoral en Asturias? Un fracaso de la política, quien lo va a pagar es Foro porque se ha equivocado, eso de si no hay mayoría no gobernamos.

¿Cree que aquí en Asturias hay sensibilidad como para dar entrada a Equo-Los Verdes en la Junta General?
La hay seguro, ahora falta que eso sean votos, pero que surja un movimiento como Equo que da una respuesta global del siglo XXI a problemas del siglo XXI y que combina la lucha por la equidad y justicia social con la sostenibilidad medioambiental hace que haya capas de gente que se sienten identificados. En nuestro caso, ha calado y conseguimos un diputado en Valencia. Ahora tiene que haber valor para arriesgarse y votar, no ir a las urnas con la nariz tapada porque el voto más útil es el que te deja satisfecho y aquel con el que te sientes comprometido.

En mayo apareció el movimiento del 15-M, que ahora no es tan visible, ¿fue algo puntual?
No, las reflexiones de las acampadas están ahí, no estar en las plazas no significa que no estén en la cabeza de la gente. La corriente de pensamiento está.

¿Puede ser garante del voto para Equo?
Sí, en las elecciones Compromís-Equo sacamos un buen resultado contra todo pronóstico. Creo que el 15-M tuvo mucho que ver.

¿Su camiseta es prenda fetiche?
(Se ríe). Muchas camisetas se ven en las manifestaciones, aquella de Se busca fue un éxito. La derecha nos decía que éramos los de la pancarta y ahora de la pancarta y la camiseta, o sea, que la camiseta se convirtió en elemento de protesta.

¿Qué significa para usted la reforma laboral?
El último ataque a la gente trabajadora, diciéndoles os vamos a derrotar, es algo sin precedentes en un sistema que no es tan proteccionista con el trabajador como se dice y donde se convierte a la mano de obra en una mercancía de usar y tirar.

Supongo que apoya la huelga general…
Por supuesto, y otras maneras de protestar. Creo que los sindicatos deben de reinventar un modelo de protesta en el que todos puedan expresarse porque seguro que hay gente que rechaza la reforma laboral y no seguirá la convocatoria de la huelga.

¿Cree que Rajoy la cambiará por la huelga?
Si la huelga es un éxito tendrá consecuencias, no se la van a tragar, pero sí algo. Por eso que salga bien es la defensa de la posición de los trabajadores.

Deje un comentario